Llegada y salida de lanchas a la rampa de Achao

La rampa de Achao es el punto de encuentro de las islas que componen el archipiélago de Quinchao. En ella, embarcan y desembarcan vecinos de Llingua, Meulin, Lin – Lin, Caguach, Teuquelín, Chaulinec, Apiao, Alao y Quenac, trayendo y llevando productos, en un intercambio que agita la vida social quinchaína, mitad urbana y mitad rural. Cuando las lanchas retornan a sus hogares, quedan en el aire reverberando las voces y costumbres de los vecinos hasta el próximo encuentro.

Llegada de las lanchas a la rampa de Achao
Retorno de lanchas desde el puerto de Achao

Rampa grabada el día miércoles 14 de abril a las 9 am. Un miembro del equipo Escucha Chiloé se ubica al inicio de la rampa. Las lanchas provenientes de las islas vecinas comienzan a recalar. En el audio se puede oír sus motores; también el desembarco de las personas y sus diversos diálogos cotidianos. A partir de las 15 pm, la gente vuelve a sus móviles. Cargan sus carros con mercadería variada. Se oyen las últimas conversaciones y los motores se encienden otra vez para el retorno.

“…el año 1937, siendo Alcalde de Achao Manuel Krause Márquez se construyó la primera rampa en el puerto local, cuyas medidas originales fueron 150 metros de largo por 1 medio de ancho. Se amplió hasta sus actuales dimensiones el año 1980”.

“Antes, en los tiempos de la <<Ferronave>>, los de Quinchao no se comunicaban por otro medio que por mar, porque por los años cuarenta, los vapores recalaban en Achao y Dalcahue cuando aún no había caminos terrestres, y las embarcaciones menores hacían el resto, de modo que los vecinos de Achao, pueblo formal con 24 calles, regulares en damero, o Curaco, más pequeño con 7 calles, eran forzosamente marinos. Desde que Dalcahue quedó unido por tierra con Castro y se abrió el camino a lo largo de la Isla de Quinchao, los de Achao comenzaron a usar a Dalcahue como <<puerta>> con solo transbordar el angostísimo canal. Así el barco, la goleta y las lanchas a motor cedieron su lugar a la góndola, y en los setenta todo se hacía ya casi exclusivamente por tierra. Y así también los habitantes de las islas de Lin-Lin, de Llingua, de Meulin -que debieron seguir siendo marinos- navegaban un corto, trecho hasta Achao, dejaban allí sus embarcaciones, tomaban el bus y llegaban rápidamente a Castro o Ancud por la vía de Dalcahue en menos que canta un gallo»

Rodolfo Urbina, “Castro, Castreños y Chilotes”, 1996

1 comentario en «Llegada y salida de lanchas a la rampa de Achao»

  1. Belinda dice:

    Me encanto ….lo escuche y me imaginaba todo el movimiento en la rampa
    Felicitacione

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.