Calle de Achao

Delicias-Serrano es una de las intersecciones más concurridas en el día a día de los vecinos del puerto de Achao. Hacia el sur, este y oeste, las calles se alargan a los vecindarios y poblados cercanos, dejando ver a sus costados negocios, banco, bomberos, una capilla, entre otras. Hacia el norte, en cambio, el pavimento avanza unos pocos pasos hasta llegar a la rampa, disolviéndose al mar.

Registro binaural de calle de Achao

La intersección Delicias-Serrano fue grabada el día 3 de febrero a las 12 pm. Dos miembros del equipo Escucha Chiloé se apostan en la vereda, bajo el corredor de la antigua casa cuyo propietario es don Arturo Zurita. Allí mismo, funciona una farmacia local. Pasan los vehículos y desde ellos la música de estos tiempos. De vez en cuando, se oyen los pasos de los vecinos o una pareja se asoma esbozando una que otra palabra mientras la llovizna se acrecienta.

“Después del incendio (1784)… “los franciscanos se empeñaron enseguida en la reconstrucción del pueblo”: “Juan Bautista Periano se dispuso a la obra y entre los dos riachuelos que a oriente y a occidente delimitaban a la villa, trazó los solares con las calles que se cruzaban a 90 grados, teniendo en la plaza su comienzo y dejando alrededor de la iglesia una área sin edificar a salvaguardia de la misma: aquel trazado que es al origen de la planimetría actual de Achao y que con su geometría regular caracterizó al pueblo”.  “El aspecto más “urbano” fue acompañado por una vida que empezaba también a asumir elementos de “civitas” y de socialidad”. “Achao empezó a ser pueblo no solamente en cuanto tenía su plaza y algunas calles “tiradas a cordel” y con unas veinte o treinta casas -casi todas muy modestas, pero ya algo más que chozas, aunque todas tuvieran el techo de paja o canutillo- bien alineadas, sino en cuanto empezó a tener vida de pueblo, es decir socialidad y actividades artesanales”

Alejandro Trivero, “Breve historia de Achao”,, 2003

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.